Si no quieres que tu hijo ponga en riesgo su salud mental, sigue estas pautas

La falta de educación emocional de los hijos puede poner en riesgo su salud mental
Educar las emociones de los hijos influye directamente en su salud mental. En los últimos años este aspecto educativo se ha introducido en las aulas y paulatinamente también está entrando en las casas. Sin embargo, ¿están los padres formados para educar en emociones a los más pequeños? ¿Qué pautas deberían seguir? ¿Cuáles son los principales errores que cometen?

«Educar en emociones a los niños pasa, en primer lugar, por educar a los mayores. Una buena educación en este ámbito garantiza una buena salud mental», deja claro Noemí Guillamón, directora del máster universitario de Psicología Infantil y Juvenil de la UOC, que empieza este octubre. De hecho hay muchos estudios y publicaciones, como la familia como factor de riesgo en psicopatología infantil de J. Toro, que avalan científicamente que la buena salud mental de los padres está directamente relacionada con la de los hijos. «Si los padres tienen recursos para afrontar los problemas del día a día, tendrán más disponibilidad para atender a sus hijos. En cambio, si están más inmersos en sus dificultades en el trabajo, en la pareja, en la familia o personales, difícilmente tendrán espacio y herramientas suficientes para educarlos en sus emociones», puntualiza.

Leer Más

Si el 80% de los padres cogen la baja por paternidad, ¿por qué no reducen su jornada para cuidar de sus hijos?

Muy pocos progenitores masculinos deciden acogerse a la reducción de jornada: tan solo un 4% frente a una de cada cuatro madres
La falta de tiempo es una realidad para muchas familias españolas: los horarios escolares no se adaptan a la mayoría de horarios laborales, o viceversa. Además, incluso si este primer obstáculo está superado, muchos padres y madres disponen realmente de poco tiempo para estar con sus hijos: aproximadamente un 52% de las madres de niños menores de 6 años, y un 83% de los padres, trabaja un mínimo de 40 horas a la semana.

Los resultados de un estudio publicado en Community, Work & Family señalan que las madres perciben una mayor facilidad para reducir la jornada y, entre los padres, aquellos que trabajan en ocupaciones intermedias de cuello blanco (como los administrativos) o en empresas de más de 50 empleados, parecen tenerlo más fácil.

Leer Más