Las 15 necesidades de tu hijo que debes atender para que tenga una buena salud mental

Mostrar cariño, establecer límites claros o sintonizar en el plano emocional son aspectos fundamentales
El ser humano tiene la enorme facilidad de convertir deseos (lo que quiero) en necesidades (lo que necesito). No es nada infrecuente escuchar comentarios del tipo “necesito casarme para ser feliz”, “es imprescindible para mí poder hacer un viaje a India” o “sin mi café de la mañana no soy nadie”. Aunque nos cueste creerlo, todo esto son cosas de las que disfrutamos pero que no son necesarias para la supervivencia del ser humano. Es por ello por lo que es importante que entendamos la diferencia que existe entre necesidades y deseos.
Podemos decir que las necesidades son básicas para la supervivencia de cualquier ser humano. Las necesidades se ubican en la base de la famosa pirámide que describió Abraham Maslow, donde encontramos, además de las necesidades fisiológicas como la alimentación, la hidratación y el descanso, las necesidades emocionales o afectivas. De este tipo de necesidades hablaremos con detenimiento más adelante. Por otro lado, los deseos no son necesarios para nuestra supervivencia. Pueden ser cosas que ansiamos o nos motivan, pero su no consecución no pone en riesgo nuestra vida. Veamos un ejemplo. Yo puedo desear fervientemente que me toque la lotería. Es más, puedo fantasear o imaginar qué haría con ese dinero. Pero el hecho de que no me toque la lotería no implica que mi supervivencia esté en riesgo.

Leer Más

Más del 60% de los niños con problemas de aprendizaje padecen trastornos de la visión binocular

Esto quiere decir que tienen problemas para coordinar con ambos ojos, algo que puede traducirse, en muchos casos, en un bajo rendimiento académico
Según datos del Ministerio de Educación, en España existe en torno a un 20% de fracaso escolar en menores, alrededor del doble de la media europea. Ante esta situación, la Sociedad Internacional de Optometría del Desarrollo y del Comportamiento (SIODEC) advierte que uno de cada dos niños con problemas de aprendizaje sufre un tipo de anomalía de la visión binocular. Así se extrae del reciente estudio «Eficacia de la Terapia Visual en niños con problemas de aprendizaje y anomalías asociadas a la visión binocular», elaborado por el Elite School of Optometry a un total de 94 niños diagnosticados con trastornos de aprendizaje.

Además, otro de los puntos principales que se desprenden de las conclusiones de esta investigación es que más del 60% de los menores con problemas de aprendizaje sufren anomalías en la visión binocular, es decir, en la coordinación de ambos ojos.

Leer Más